jueves, 10 de mayo de 2012

MÁS ZOMBIS


Procedencia de la imagen


Más zombis
(Dedicado a David Díaz)
  Capitulo 1
 Iluminaba la luna el gélido abrazo de la espesa niebla y el terror nocturno con el desolado vestíbulo de aquel teatro. Normalmente, los espectáculos que tienen lugar aquí atraen a grandes públicos, hoy dos valientes locos  que buscan entre las viejas butacas algo que les permita sobrevivir una noche más a las atrocidades que esconde esta.
   Uno fue al vestuario del teatro pues creía recordar haber dejado algo de comida en alguna caja allí, mientras su compañero se quedó buscando debajo de los sucios asientos. Un instante después, se empezaron a escuchar unos pasos lentos y una especie de quejido sin fuerzas, sin vida… Aquel loco seguía buscando en aquella extraña caja sin darse cuenta de que su vida estaba a punto de ponerse en peligro. Consiguió encontrar algo para poder comer,  pero al girarse se dio cuenta de quién iba a ser devorado y gritó…
    -¡Cúbreme! ¡Otra vez muerto!
    -¿Otra vez? Por culpa de la caja,  seguro.
    -¿No me puedes revivir? Si muero nos quitan puntos.
    -Pues la culpa será tuya, ¡No haber sido tan manco[1]!
    -No puedo evitarlo. ¿Recuerdas aquella partida en la que me mataron 46 veces?
    -¿Cómo olvidarlo? Das más problemas que los malditos zombis.
    -A todo esto, ¿te he dicho que me voy a mudar a Aluche…?

Capítulo 2
    -¡Que se va! ¿Te lo puedes creer? Pasará el primer mes de clase aquí y luego se va. ¿Cómo puede irse ahora en este curso? ¡Le necesitamos!
    -Vaya lástima, nos ha dejado tan buenos momentos… ¿recuerdas cuando hizo la fuente en el restaurante de Venecia?
    -Por supuesto y cuando se puso a bailar break dance en el foro romano o cuando disparó su portaminas contra la profesora de lengua y aquellas veces que le entraba la risa y no podía parar en toda la clase.
    -Le vamos a echar mucho de menos, las clases van a ser mucho más tristes.
    -Le podría secuestrar en mi casa, tan solo somos siete personas y a mí no me importa dormir en el suelo.

Capítulo 3
   Los dos locos tenían un punto débil: los lunes a las diez y media de la mañana, el sueño y el agotamiento lentamente iban siendo sustituidos por una inconveniente energía, inconveniente ya que esta energía no ayudaba para concentrarse en aquellas matrices, con sus determinaciones e inversiones. Un lunes a las diez y media de la mañana un silencioso ritmo invadió su mente y despertó a las bestias.
    -Na na nana na nanaaa.
    -¡Thunder!
    - Na na nana na nanaaa.
    -¡Thunder!
    -Tititutititu titu titu ti
    -You’ve been, ¡thunderstruck[2]!
    -¡Callaos ya y estad atentos!

Capítulo 4
    -Aún no me puedo creer que esta sea la última vez que te voy a acompañar a comprar el pan. Ya no podrás pedir “lo de siempre” porque ya no será así.
    -Hasta ahora era lo de siempre, además vendré muchos sábados y, si te sientes nostálgico, podemos ir a comprar el pan.
    -Sigo sin creérmelo, entonces, ¿mañana no vienes a clase? Ahora el loco voy a ser yo.
    -No siempre estará…
    -¡No te excuses! ¡Me dejas aquí solo!
    -Pero si tienes a…
    -Ella no ha luchado conmigo codo con codo contra oleadas de hambrientos zombis en busca de carne humana.
    -Bueno, eso lo seguiremos haciendo siempre que los exámenes nos den un respiro… os voy a echar mucho de menos a todos. Tenemos que quedar todos juntos algún día para vernos y contarnos qué tal nos va y bueno, seguiremos con nuestras partidas de zombis.
    -No lo dudes, siempre nos quedaran los zombis.

Capítulo último
   Llegaban a Madrid al mismo tiempo una exposición del genio renacentista con sus extraordinarios inventos y su vasta creación, y aunque no comparables, también venía uno de mis cómicos favoritos capaz con un una guitarra y su ingenio de convertir en comedia cualquier nimia cosa mínima[3]. Cada vez más distanciados por la intensidad del curso y las cuestiones personales, se acercó el momento perfecto para volver a reencontrarse todos.
    -Pues la idea es buena: después de comer vamos a la exposición, nos dirigimos al teatro, cenamos por allí, vemos el espectáculo y nos volvemos todos juntos.
    -¡Genial! Espera…nuestro querido ausente vive en Aluche, no podemos bajar juntos.
    -Cierto…pero mis padres se marchan el finde,  podemos quedarnos todos a dormir.
    -Sería fantástico, al final, sí que le voy a terminar secuestrando.
Gracias a los avances tecnológicos, los cada día menos cuerdos se pusieron en contacto para ponerse al día una vez más.
    -Pues el plan sería ese, ¿a que es genial?
    -Oportunidades así hay que aprovecharlas, además, llevamos mucho tiempo sin quedar.
    -Culpa mía, los exámenes me tienen amargado, pero será un día genial;  además, avisado quedas, definitivamente, te secuestro.
    -Interesante ofrecimiento, me lo plantearé…
    -A todo esto, manco sinvergüenza, ¿eres consciente de que desde diciembre me tienes abandonado? ¡Que ya son tres meses los que han pasado desde la última vez!
    -Vaya… es verdad, qué daño hace la distancia a las buenas costumbres.
    -¿Esta noche tienes algo que hacer?
    -Tengo que estudiar filosofía, física, matemáticas…
    -¿Algo más importante que salvar a la humanidad de un ataque de muertos vivientes con hambre de carne humana y sed de sangre?
    -Prepárate, ahora van a ser los zombis quienes van a temer a la noche.

Joaquín González García
2º Bachillerato B
1º premio prosa categoría A



[1] Manco: en el ámbito de los videojuegos es utilizado para denominar a aquella persona que no consigue adaptarse al nivel exigido por el juego en cuestión.
[2] Thunderstruck: Tema del grupo australiano de rock Ac/dc.
[3] Nimias cosas minimas: nombre que dio el cómico Álvaro Carmona a su página de internet y a varios de sus espectáculos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada