sábado, 27 de marzo de 2010

LA NOCHE DE LOS TEATROS 2010


Esta noche, un año más y ya van cuatro, las calles de Madrid se convierten en un gran escenario. La Noche de los Teatros es una excelente excusa para salir a la calle en esta primavera que se está haciendo mucho de rogar, y contemplar con ojos de niño los espectáculos que van a tener lugar en escenarios, ya de por sí maravillosos, como la Plaza de la Villa, la Plaza de Santa Ana, la calle de Fuencarral, la Plaza del Carmen o la calle Huertas. Los teatros ofrecen hasta un 50% de descuento en sus representaciones y completan la oferta con charlas y coloquios con los actores. Otros lugares como La Casa Encendida, el Caixafórum, La Casa Árabe, La Casa de Lope de Vega, La Casa de América o el recién remozado Museo Romántico ofrecen actividades diversas como recitales de poesía, conciertos, charlas o representaciones teatrales. A mí en estas celebraciones me gusta quedarme en la calle (creo que hoy no llueve) y disfrutar de lo que pase por delante de nosotros.


Y sin salirnos del escenario, como siempre, y por muchos años, ayer tuvo lugar La Noche de Max Estrella, que esta vez se ha dedicado al poeta Miguel Hernández. Como siempre, la Cofradía del Esperpento se reunió para iniciar este peculiar vía crucis en Casa Ciriaco (Mayor 84), allí donde Valle-Inclán situó la cueva de Zaratustra en la mejor obra del teatro español, Luces de Bohemia (al menos para mí). Yo, sin embargo, le fui infiel a Don Ramón porque me fui con otro: Bertold Brecht me esperaba con Madre Coraje y sus hijos en el teatro Valle-Inclán, precisamente. Esta obra de Brecht es ya un clásico del teatro del siglo XX, y sólo por eso merece la pena verla. Ana Fierling, "Madre Coraje" es la mujer que vive de la guerra, que se pasea durante años por el frente con su carro vendiendo zapatos, aguardiente y cinturones a una tropa hambrienta, y que al final se queda sin los hijos que tanto quiso proteger de esa guerra terrible, que es síntesis de todas las guerras pasadas, presentes y futuras: No me diga que ha estallado la paz ahora que he comprado provisiones...
No voy a dar muchas explicaciones sobre la figura de Brecht y de su teatro épico: os remito a Artes escénicas en el que Fuensanta Muñoz lo hace impecablemente para sus alumnos de Bachillerato de Artes Escénicas aquí y aquí. Me ha gustado mucho la puesta en escena que hace Gerardo Vera a partir de la versión de ese otro gran autor que fue Antonio Buero-Vallejo. El teatro de Brecht no busca conmover, sino remover conciencias, hacer pensar. Pretendía que el espectador no se implicara en la historia sino que buscaba su distanciamento, su alejamiento para hacerle llegar a la reflexión acerca de lo que pasaba en escena. La manera de hacer esto era mediante la constante ruptura de la acción dramática: carteles que narran la acción, canciones, proyecciones cinematográficas...Todo esto lo utiliza Vera con este fin -se nota su trabajo en el cine- con la inclusión de proyecciones cinematográfias, aunque a mí me parece muy difícil desligar al teatro, el que sea, de las emociones, y aquí, en algún momento, afloran. Me gustó mucho el trabajo de los actores, especialmente el de Mercè Aranega como Madre Coraje, Carmen Conesa como "la Yvette" y Malena Alterio como Catalina la Muda, la hija de Madre Coraje. Y ahora, a disfrutar de la primavera (pese a la alergia).



12 comentarios:

  1. Amiga Carlota, muchas gracias por el aprecio que haces de mi trabajo. Al venir a leer tu escrito, me he alegrado y me he entristecido. La alegría es por todo, por tu aprecio y por el valor que va tomando el teatro últimamente, pero me ha dado pena no poder estar esta noche en Madrid para disfrutar de esta preciosa noche. Sí tengo en proyecto ir en breve para ver Madre Coraje, que leí la crítica en Babelia y me quedé con ganas. Y que ya me va haciendo falta una vuelta por la capital para quitarme el pelo de la dehesa.
    Un abrazo y gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  2. No hay de qué, Clares. Haces un buen trabajo del que aprendemos todos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me has dado mucha envidia, Carlota; no sabía lo de La noche de Max Estrella, pero, desde luego, a la próxima me apunto. Las noches de Madrid siempre han sido estupendas, pero cuando encima hay tanto para elegir...¡Muchos besos y a disfrutar!

    ResponderEliminar
  4. Je, je, si el caso es buscar una excusa para poner el pie en la calle, Lola...Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Reividico La noche de los teatros en Pamplona... Qué envidia

    ResponderEliminar
  6. En nuestra Comunidad empezó en Madrid y este año ya lo han hecho otros ayuntamientos. Tú propón...Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. ¡Muy callejeros os volvéis los que vivís en los Madriles y estáis ya de vacaciones!
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. ¡Si es que todo se junta! El sol, las vacaciones...¡Hay ganas de calle!

    ResponderEliminar
  9. Los que estamos en provincias tenemos que conformarnos con noticias como éstas y el sueño (utopía, muchas veces) de ir a la capi a ver obras de este calado.

    ¡Qué suerte tienes, Carlota!

    ResponderEliminar
  10. Lu, es cierto que vivir en una ciudad como Madrid es un lujo para hacer cosas como ir al teatro. Pero toda cara tiene su cruz...

    ResponderEliminar
  11. ¡Hay que ver la de cosas que se pierde una en cuanto que se desconecta! Bueno, yo ya había disfrutado de Madre Coraje en compañía de nuestra común amiga Nieves. Me encanta el uso que hace Vera de las proyecciones cinematográficas. Malena Alterio está muy bien, creo que es de lo mejor.

    ResponderEliminar
  12. Pues sí, a mí me gustaron mucho las tres (Ya nos contarás las vacances...)

    ResponderEliminar