domingo, 8 de marzo de 2009

LA MAR DE MUJERES Y ...ALFONSINA


Un día como hoy que en todo el mundo se homenajea a la mujer trabajadora, (¡Felicidades, compañeras!) desde aquí quiero hacerlo con una de las voces más destacadas de la poesía argentina del s. XX: Alfonsina Storni: poeta, mujer, trabajadora y ser humano que valoró la libertad -su libertad- como la máxima aspiración.
Alfonsina (1892-1938) era hija de inmigrantes suizos que viajaron -como tantos- a la Argentina en busca de mejores oportunidades. Así que desde muy joven entendió que la vida era dura y que ganar el pan costaba mucho esfuerzo. Tuvo que dejar los estudios para ayudar a su madre, que era modista, y antes de eso, a los diez años, ya servía mesas en el "Café Suizo". Trabajó como actriz en una compañía teatral, hecho que la puso en contacto con el teatro europeo de vanguardia de principios del XX: Ibsen; Galdós...Sus ganas de aprender nunca la abandonaron y consiguió el título de maestra. Como tal trabajó en escuelas rurales y a la vez colaboró con diversas revistas literarias, en las que publicó algunos de sus poemas. A Buenos Aires llegó sola; fue madre en 1912 y hubo de hacer malabares para mantener a su hijo y seguir con su vocación literaria. Publicó varias obras entre 1916 y 1938, que van desde el modernismo de tono femenino de sus comienzos hasta el vanguardismo de sus últimas obras. Obtuvo muchos reconocimientos y premios en vida, y la muchacha de provincias soltera, madre y trabajadora consigue integrarse en los círculos literarios más importantes de Buenos Aires -dominios de varón- y ver reconocida su labor como escritora: en una encuesta realizada en 1923 por la revista "Nosotros", y después de haber recibido algunos premios, su nombre aparece como uno de los poetas mayores de 30 años más respetados en Argentina.
Alfonsina tuvo el tesón de no abandonar su vocación poética,todo ello en condiciones de extrema dureza, pues ella sola mantenía a su hijo y debía trabajar mucho, pues casi siempre vivió en medio de una gran estrechez económica. De hecho, tuvo varias crisis nerviosas por agotamiento que la obligaban a mantener reposo que no siempre respetaba por la necesidad de trabajar.


Participó activamente en la creación de la Sociedad Argentina de Escritores; en sus dos viajes a España contactó con otras mujeres escritoras como Concha Méndez , y en las tertulias de Buenos Aires conoció a Federico García Lorca y a Ramón Gómez de la Serna.
En 1938 fue invitada por el Ministerio de la Instrucción Pública de Uruguay a un acto junto con las otras dos grandes poetas americanas del momento:
Gabriela Mistral y Juana de Ibarbouru. Unos meses más tarde, Alfonsina viaja a Mar del Plata para descansar. El cáncer de mama ha rebrotado con fiereza y sufre fuertes dolores. Tiene, además, la terrible huella de la mutilación dejada por la enfermedad y la perspectiva de unos pocos meses de vida. Alfonsina decide ponerle fin y se arroja al mar. Su muerte -y su vida y obra- fue la inspiración de una bellísima canción, "Alfonsina y el mar", de Ariel Ramírez y Félix Luna, que en boca de Mercedes Sosa es una delicia. La soledad, el deseo de ser libre, pero también de ser amada y reconocida, sus problemas económicos, las dificultades de ser madre soltera, el deseo de ser independiente, de afianzar su vocación por encima de todas las adversidades son las claves de su vida y de su poesía. He seleccionado una breve muestra de su poesía, pero podéis acceder a más pinchando aquí.

LA LOBA



Yo soy como la loba
Quebré con el rebaño
Y me fui a la montaña
Fatigada del llano.

Yo tengo un hijo fruto del amor, de amor sin ley,
Que no pude ser como las otras, casta de buey
Con yugo al cuello; ¡libre se eleve mi cabeza!
Yo quiero con mis manos apartar la maleza.

Mirad cómo se ríen y cómo me señalan
Porque lo digo así: (Las ovejitas balan
Porque ven que una loba ha entrado en el corral
Y saben que las lobas vienen del matorral).

¡Pobrecitas y mansas ovejas del rebaño!
No temáis a la loba, ella no os hará daño.
Pero tampoco riáis, que sus dientes son finos
¡Y en el bosque aprendieron sus manejos felinos!

No os robará la loba al pastor, no os inquietéis;
Yo sé que alguien lo dijo y vosotras lo creéis
Pero sin fundamento, que no sabe robar
Esa loba; ¡sus dientes son armas de matar!

Ha entrado en el corral porque sí, porque gusta
De ver cómo al llegar el rebaño se asusta,
Y cómo disimula con risas su temor
Bosquejando en el gesto un extraño escozor...

Id si acaso podéis frente a frente a la loba
Y robadle el cachorro; no vayáis en la boba
Conjunción de un rebaño ni llevéis un pastor...
¡Id solas! ¡Fuerza a fuerza oponed el valor!

Ovejitas, mostradme los dientes. ¡Qué pequeños!
No podréis, pobrecitas, caminar sin los dueños
Por la montaña abrupta, que si el tigre os acecha
No sabréis defenderos, moriréis en la brecha.

Yo soy como la loba. Ando sola y me río
Del rebaño. El sustento me lo gano y es mío
Donde quiera que sea, que yo tengo una mano
Que sabe trabajar y un cerebro que es sano.

La que pueda seguirme que se venga conmigo.
Pero yo estoy de pie, de frente al enemigo,
La vida, y no temo su arrebato fatal
Porque tengo en la mano siempre pronto un puñal.

El hijo y después yo y después... ¡lo que sea!
Aquello que me llame más pronto a la pelea.
A veces la ilusión de un capullo de amor
Que yo sé malograr antes que se haga flor.

Yo soy como la loba,
Quebré con el rebaño
Y me fui a la montaña
Fatigada del llano.



(La inquietud del rosal, 1916)



LA CARICIA PERDIDA


Se me va de los dedos la caricia sin causa,
Se me va de los dedos... En el viento, al pasar,
La caricia que vaga sin destino ni objeto,
La caricia perdida, ¿quién la recogerá?

Pude amar esta noche con piedad infinita,
Pude amar al primero que acertara a llegar.
Nadie llega. Están solos los floridos senderos.
La caricia perdida, rodará... rodará...

Si en los ojos te besan esta noche, viajero,
Si estremece las ramas un dulce suspirar,
Si te oprime los dedos una mano pequeña
Que te toma y te deja, que te logra y se va.

Si no ves esa mano, ni la boca que besa,
Si es el aire quien teje la ilusión de besar,
Oh, viajero, que tienes como el cielo los ojos,
En el viento fundida, ¿me reconocerás?


(Languidez, 1920)





CUADRADOS Y ÁNGULOS

Casas enfiladas, casas enfiladas,
casas enfiladas.
Cuadrados, cuadrados, cuadrados.
Casas enfiladas.
Las gentes ya tienen el alma cuadrada,
ideas en fila
y ángulo en la espalda.
yo misma he vertido ayer una lágrima,
Dios mío, cuadrada.

(El dulce daño, 1918)


JARDÍN ZOOLÓGICO DE NUBES

Quiero cantar al que se mueve arriba:
salud, osito tierno, tu señora
se besa con el otro algodonada
y cuando el diente clava, se deshace.

Y la serpiente que me perseguía
en los sueños, está; y hay una garza
rosada que se viene desde el río
y la ballena destripada llora.

Y está el gato listado que una mano
mató porque era grande y poco plucro
y en el tejado escándalos alzaba.

Y mi perro lanudo que se sienta
en las traseras patas y se expande
en un castillo que trastorna el viento.

(Mascarilla y trébol, 1938)



VOY A DORMIR


Dientes de flores, cofia de rocío,

manos de hierbas, tú, nodriza fina,

tenme prestas las sábanas terrosas

y el edredón de musgos encardados.


Voy a dormir, nodriza mía, acuéstame.

Ponme una lámpara a la cabecera,

una constelación, la que te guste:

todas son buenas; bájala un poquito.


Déjame sola: oyes romper los brotes...

te acuna un pie celeste desde arriba

y una pájaro te traza unos compases


para que te olvides...Gracias. Ah, un encargo:

si él llama nuevamente por teléfono

le dices que no insista, que he salido...


(1938)

9 comentarios:

  1. Anónimo10:30

    Buenos dias ! Que madrugadora eres posteando tateeeee, bueno felicidades para ti y para todo el orbe femenino cristiano (e infiel jajaja)felicidades a todas ! Me acabé el libro que me dejaste, muy interesante..voy a ver que me agencio ahora, quiero algo distinto, nu se, pasión , celos, desgarro ,tragedia...jaja (distinto digo?..jeje). Bueno os dedico una canción de uno de mis cantantes-poetas preferido. Si yo soy Bloom, Paul Bloom el es Blunt, James Blunt...besos

    http://www.youtube.com/watch?v=hbKqJdWzygQ&feature=related

    ResponderEliminar
  2. Gracias, anónimo Paul Bloom; es que estas cosas se programan, vamos, que no estaba yo a las 8 de la mañana escribiendo como una loca. Me alegro de que te haya gustado el libro: Ya buscaremos algo interesante: si quieres pasión, celos, desgarro, te recomiendo "Profundidades", de Henin Mankell que, por cierto, lo tienes en casa (pregunta a tu consorte). Saluditos.

    ResponderEliminar
  3. Nuxiii12:56

    ¡Hola! ¡Felicidades!

    Me he leido la última entrada de tu blog, de cabo a rabo, un poco larga...pero muy interesante, no conocía yo a Alfonsina un perfecto ejemplo de mujer trabajadora y más en los tiempos en los que vivía.

    Tengo que mirarme las demás entradas que no he estado atenta, tantos examenes no son buenos.

    ¡Saludos! Nos vemos por los pasillos...

    Emina/Nuxiii

    ResponderEliminar
  4. ¡Gracias! También para ti: por estudiar no pagan, pero es el primer paso para trabajar después. Me alegra que te guste, espero que te haya gustado también la canción, una de las más bonitas que se puedan escuchar... ¡Pasilleamos!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo16:36

    Carlota, qué impactante la vida de Alfonsina. Qué bien contada, me ha gustado mucho la entrada, la canción... Qué maravilla leerte.

    Estamos hoy en el día de la mujer trabajadora y quiero dar las gracias a todas las mujeres que hace muy poquito nos abrieron camino, a esas mujeres valientes y con las ideas muy claras, no pudieron con ellas, fueron las primeras mineras, conductoras etc..

    Gracias también a las abuelas que no trabajaron fuera de casa pero se mataron a trabajar para sacar a nuestras madres adelante.

    Gracias a nuestras madres que lucharon porque sus hijas estudiaran y fueran libres.

    Gracias, por supuesto, a los hombres que acompañan en el progreso y en la libertad a las mujeres.

    Hojas de limón.

    ResponderEliminar
  6. Nuxiii20:30

    ¡Esa es mi profesora! ¡Ana Isabel! ¡Ana Isabel!

    Lo siento es que tenía que comentarlo, y la canción es bonita.

    ¡Pasilleamos! jajajaja

    Emina/Nuxiii

    ResponderEliminar
  7. Hojas de limón: desde luego, ellas nos abrieron el camino (y muchos de ellos, también, como bien señalas; Nuxiii: ¡No seré yo quien desvele identidades, así que, a investigar!

    ResponderEliminar
  8. ¡Felicidades a todas las mujeres trabajadoras! Estupenda entrada, Carlota Bloom. Hay por aquí algún poema de Alfonsina que no conocía y que me ha sorprendido gratamente. Gracias y un saludito. También para ti, "Hojas de Limón".

    ResponderEliminar
  9. Anónimo16:56

    Saludos, Biblos. A ver si Carlota nos junta de nuevo en un teatro. Buena semana.

    ResponderEliminar