viernes, 10 de septiembre de 2010

VIAJE AL FIN DEL MUNDO (MANKELL PARA NIÑOS)

Viaje al fin del mundo es el nombre de una tetralogía del novelista y dramaturgo sueco Henning Mankell  cuyos títulos son: El perro que corría hacia una estrella, Las sombras crecen al atardecer, El niño que dormía con nieve en la cama y Viaje al fin del mundo, publicadas por primera vez entre 1990 y 1998.
El protagonista es un niño llamado Joel que vive con su padre en una casa junto a un río, en medio de un gran bosque que en invierno se cubre de nieve. Joel tiene once años, y cuando acabe la serie estará camino de los dieciséis. Samuel, el padre de Joel, es un leñador que fue marinero, que se dedica a talar árboles en un intento furioso por abrirse camino hacia el mar. Ambos sueñan que un día su casa podrá convertirse en un barco y podrán salir de la pequeña aldea. Joel tiene una madre que no conoce porque un día los abandonó. Joel piensa que es por eso que su padre a veces bebe y se pone a limpiar con desesperación la humilde cocina. Tiene un viejo barco que adorna la chimenea, el Célestine, y tiene una misión: seguir a un perro que corría hacia una estrella. Tiene también un cuaderno de bitácora en el que anota todos sus progresos y las promesas que cada año se hace a sí mismo; tiene enormes deseos de disfrutar de una bicicleta y tiene, por fin, un inesperado amigo, Ture, el hijo del nuevo juez, que le acompaña en sus correrías nocturnas y en alguna que otra gamberrada, por ejemplo, arrasar el jardín de Gertrud, la Sin Nariz (una mujer joven y hermosa a la que un error médico dejó sin nariz y que la gente del pueblo rehuye por sus extrañas ideas, y que se acaba convirtiendo en una gran amiga de Joel), espiar a Simón Tempestad o subirse al puente para demostrarle a Ture que ya no es un niño. En las novelas siguientes Joel tendrá otras muchas tareas: recuperarse de un atropello, boicotear la relación de su padre con Sara (¿y si vuelve mamá?), buscarle un novio a la Sin Nariz o participar en los extravagantes juegos que ésta le propone. Atrás va dejando también otras cosas: ya no busca al misterioso perro, ahora le preocupa más su aspecto, pero sigue haciendo de madre de sí mismo –incluso de su propio padre- y siguen soñando con que un día embarcarán muy lejos, rumbo a la isla Pitcairn.. En la tercera entrega conocerá el amor (¿qué es si no aquello que le pasa cuando ve a la nueva dependienta de la tienda de ultramarinos?). También ha decidido que tiene que hacerse muy fuerte, y para ello saca su cama una vez en semana fuera, en  medio de la nieve; y quiere ser como el Rey del Rock y  va a aprender a tocar la guitarra con Simón Tempestad. En la última novela, Joel se verá en situaciones muy difíciles: la búsqueda de su madre, la enfermedad y la muerte de su padre, y la decisión, por fin, de embarcarse rumbo al Fin del Mundo, lejos de la nieve y de los grandes árboles de la aldea. Viaje al fin del mundo es una novela de las llamadas de iniciación, de tono amable y a veces inocente como corresponde, en principio, al punto de vista de un niño como Joel, incluso a pesar de las duras circunstancias en las que a veces se encuentra. Por eso es uno de los libros de Mankell etiquetados como “literatura juvenil”. Pero tiene una cruz que se llama El ojo del leopardo, la última novela de Mankell, publicada este mismo año. Hans Olofson, el protagonista, es un sueco que huyó de su aldea y que acabó casi por casualidad haciéndose cargo de una granja en Zambia. Una noche en la que los delirios que provoca la malaria son más fuertes que nunca, evoca su llegada a África, casi veinte años atrás, y su vida a lo largo de todos esos años: la seducción de África, los intentos por entender la cultura africana, la dificultad para comprender a los negros, la lucha por la supervivencia después de los asesinatos de sus vecinos blancos... Pero esta narración se alterna con la de su infancia, en una aldea siempre nevada de la Suecia de 1965. Esta infancia es, punto por punto (perpleja me quedé) la misma que la de nuestro Joel, pero mucho más desgarrada y terrible: hay un amigo Ture, (que sin embargo, es quien se sube al puente y quien sí sufre una caída que le dejará postrado en una cama), una Sin Nariz con la que mantiene en la adolescencia una relación amorosa de la que a veces se arrepiente y un hogar sin madre, un padre que se emborracha a menudo y un niño que hace de madre de su propio padre. Todo es igual pero mucho más terrible y extremo que en Viaje...Porque aquí el viaje es a la inversa: la vuelta a Suecia de un adulto que está solo, que trata ahora de entender los pasos que ha dado desde que salió de aquella aldea nevada tratando de cumplir una promesa que se hizo a sí mismo.

(Puedes encontrar las cuatro novelas, en ediciones independientes, en la editorial Siruela; Debolsillo las publica en un único volumen)

No te pierdas

8 comentarios:

  1. Carlota: qué interesante y qué atractivo el hecho de que un escritor nos muestre visiones opuestas (o muy diferentes)de algo y que éstas sean desde edades tan distintas... Claro que , para disfrutarlo y apreciarlo habrá que leerse los cuatro libros. Pues oye¡todo se andará!
    Nuestros niños de 10 años..¿podrán leer la trilogía?
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Sí que lo es. No sé si es "autoplagio" o verdaderamente una cuestión que a Mankell le pesa mucho: él también fue, al parecer, un niño abandonado por su madre. Y en cuanto a los lectores de 10 años, no sé qué decirte, supongo que sí: imagino que dependerá, sobre todo, del interés que le despierte...Besos.

    ResponderEliminar
  3. Interesante propuesta. Tomamos buena nota. Saluditos.

    ResponderEliminar
  4. Saluditos, Inma; encantada de verte y de leerte.

    ResponderEliminar
  5. Con Mankel he tenido encuentros y desencuentros.
    Los libros que citas, están en el primer grupo.

    ¿Conoces "Los secretos del fuego", una novelita basada en la historia de una niña africana mutilada por una mina?
    Siempre que la he recomendado, la han leído con interés, a pesar de ser una historia terrible.

    ResponderEliminar
  6. Lu, mi desencuentro con Mankell se llama El Chino: no me gustó nada. Profundidades me encantó, como tambiém me gusta mucho toda la serie sobre Wallander (unos más que otros, pero le soy fiel). Ya me contarás tus desencuentros con el sueco... Sí conozco la novela que citas, hace un par de meses le dediqué una breve reseña, es preciosa, a pesar de lo terrible. Este año también quiero leerla en 2º de ESO, a ver qué les parece. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Carlota:
    Cómo quisiera seguirte el paso en las lecturas pero todo me rebasa. Ahora con esta tetralogía de Mankel, como te había comentado en la entrada anterior dedicada a su obra, tendré que conseguirla, hasta ahora en mis visitas a la librería no he conseguido nada de él. Por lo pronto esta reseña de ida y vuelta la he disfrutado muchísimo.
    Te mando un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Querida Mª Eugenia: lo bueno de los blogs es que las recomendaciones están siempre aquí (salvo imprevistos), a la espera de que las tomemos cuando nos plazca. A mí me pasa igual: necesitaría tres vidas más para llegar a leer todo lo que me interesa. Un beso.

    ResponderEliminar