sábado, 31 de diciembre de 2011

2012, AÑO DE UNAMUNO

Procedencia de la imagen
Hoy se cumplen 75 años de la muerte de Miguel de Unamuno, el pensador, el agónico, el contradictorio, el profesor, el poeta, el nibolista, novelista o como se le quiera llamar. Salamanca, la ciudad en la que vivió muchos años, en la que murió y en la que aún está muy viva la presencia del escritor, bautiza el 2012 como el "Año de Unamuno", y desde hoy mismo se inician una serie de actos que recordarán a uno de los miembros más destacados de nuestra Generación del  98. También en Bilbao, su ciudad natal, se le ha dedicado hoy un homenaje.
Seguro que tenemos ocasión, a lo largo del año que entra, de recordar más veces su obra,  su vida, y la época que le tocó vivir. También de dejarnos caer por Salamanca: una estupenda excusa para visitar, una vez más, una de las ciudades más hermosas y con más vida -pasada y presente- que conozco.
De momento, os dejo con "Los últimos días de Unamuno", un interesante documental de "El ojo crítico", el estupendo programa de RNE, que reconstruye los últimos seis meses de la vida del escritor.  (Digo, por si no tenéis plan para esta noche, que hay que pensar en todo...;)



(Por cierto, ¡Feliz 2012!)

7 comentarios:

  1. Carlotita, me molan los planes alternativos pero me sentiría un tanto snob saboreando el documental sobre don Miguel mientras el resto del mundo se emborracha de cotillón, uvas y cava.Lo dejo para otra noche.
    Aprovecho la entrada para recomendar la visita a la casa de Unamuno en Salamanca. En mis periplos por hogares de escribidores, pocos he encontrado con tanto sabor y sencillez como éste. Se respira aire unamuniano en ese rincón salmantino.
    A mí, Unamuno no me seduce como escritor pero si me atrae enormemente su personalidad desbordante y contradictoria. Aunque sólo sea por sus últimas palabras en el paraninfo de la Universidad de Salamanca, con las que se enfrentó a la barbarie de Millán Astray y por su valentía al contradecirse constantemente a sí mismo, vale la pena celebrar este año en su honor.
    Por cierto, Feliz año.

    ResponderEliminar
  2. Ya compartiremos las actividades que dediquemos a nuestro don Miguel. Año unamoniano en esta época revuelta, no está mal.
    Te deseo un feliz 2012 y nos iremos leyendo.
    Un saludo
    MArian

    ResponderEliminar
  3. Pues a mí me pasa como a Trapisonda, que no me entusiasma la prosa de Unamuno pero por su eterno espíritu de contradicción, merece la pena recordarlo. Gracias por el programa de radio, a ver si lo escucho un rato de estos.

    Feliz 2012

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo con vosotras, Trapi y Virginia. A mí, en su momento, me encantaron las novelas o nivolas; hace mucho que leí "Niebla", "Abel Sánchez" o "San Manuel". Claro que merece la pena recordarlo, yo tengo ahí esperando algunos ensayos, seguro que don Miguel, como dices tú, Marian, tiene aún cosas interesantes que contar en estos tiempos, intensos como los que vivió él.

    Un abrazo a las tres.

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que se trata de un autor que ha quedado lejos de las aulas, en lo estético y en lo ético. Tal vez habrá que preparar alguna cosita para recuperar sus mejores escritos. Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Va a ser estupendo rescatar a La tía Tula y a San Manuel de la estantería, Carlota, (y de paso leer algo más, ejem). Pensaremos en ello. De momento voy a por ese "ojo crítico", (a ver si aprendo algo).
    ¡¡Muchos besos, compi!!

    ResponderEliminar
  7. Lola, nos hemos cruzado en el camino: estaba escuchando a Berlioz y su "Sinfonía fantástica" en tu blog. ¡Qué buenos regalos nos haces! Un beso, y sí, rescataremos a don Miguel.

    ResponderEliminar