lunes, 14 de febrero de 2011

AYER TE BESÉ EN LOS LABIOS...

"En un beso sabrás todo lo que he callado"
Pablo Neruda


Ayer te besé en los labios...

Ayer te besé en los labios.
Te besé en los labios. Densos,
rojos. Fue un beso tan corto,
que duró más que un relámpago,
que un milagro, más. El tiempo
después de dártelo
no lo quise para nada ya,
para nada
lo había querido antes.
Se empezó, se acabó en él.

Hoy estoy besando un beso;
estoy solo con mis labios.
Los pongo
no en tu boca, no, ya no...
-¿Adónde se me ha escapado?-.
Los pongo
en el beso que te di
ayer, en las bocas juntas
del beso que se besaron.
Y dura este beso más
que el silencio, que la luz.
Porque ya no es una carne
ni una boca lo que beso,
que se escapa, que me huye.
No.
Te estoy besando más lejos.



Besos

Hay besos que pronuncian por sí solos
la sentencia de amor condenatoria,
hay besos que se dan con la mirada
hay besos que se dan con la memoria.

Hay besos silenciosos, besos nobles
hay besos enigmáticos, sinceros
hay besos que se dan sólo las almas
hay besos por prohibidos, verdaderos.

Hay besos que calcinan y que hieren,
hay besos que arrebatan los sentidos,
hay besos misteriosos que han dejado
mil sueños errantes y perdidos.

Hay besos problemáticos que encierran
una clave que nadie ha descifrado,
hay besos que engendran la tragedia
cuantas rosas en broche han deshojado.

Hay besos perfumados, besos tibios
que palpitan en íntimos anhelos,
hay besos que en los labios dejan huellas
como un campo de sol entre dos hielos.

Hay besos que parecen azucenas
por sublimes, ingenuos y por puros,
hay besos traicioneros y cobardes,
hay besos maldecidos y perjuros.

Judas besa a Jesús y deja impresa
en su rostro de Dios, la felonía,
mientras la Magdalena con sus besos
fortifica piadosa su agonía.

Desde entonces en los besos palpita
el amor, la traición y los dolores,
en las bodas humanas se parecen
a la brisa que juega con las flores.

Hay besos que producen desvaríos
de amorosa pasión ardiente y loca,
tú los conoces bien son besos míos
inventados por mí, para tu boca.

Besos de llama que en rastro impreso
llevan los surcos de un amor vedado,
besos de tempestad, salvajes besos
que solo nuestros labios han probado.

¿Te acuerdas del primero...? Indefinible;
cubrió tu faz de cárdenos sonrojos
y en los espasmos de emoción terrible,
llenáronse de lágrimas tus ojos.

¿Te acuerdas que una tarde en loco exceso
te vi celoso imaginando agravios,
te suspendí en mis brazos... vibró un beso,
y qué viste después...? Sangre en mis labios.

Yo te enseñe a besar: los besos fríos
son de impasible corazón de roca,
yo te enseñé a besar con besos míos
inventados por mí, para tu boca.





Rima XXII

Por una mirada, un mundo,
por una sonrisa, un cielo,
por un beso... yo no sé
qué te diera por un beso.


 
Los besos

No te olvides, temprana, de los besos un día.
De los besos alados que a tu boca llegaron.
Un instante pusieron su plumaje encendido
sobre el puro dibujo que se rinde entreabierto.

Te rozaron los dientes. Tú sentiste su bulto,
en tu boca latiendo su celeste plumaje.
Ah, redondo tu labio palpitaba de dicha.
¿Quién no besa esos pájaros cuando llegan, escapan?

Entreabierta tu boca vi tus dientes blanquísimos.
Ah, los picos delgados entre labios se hunden.
Ah, picaron celestes, mientras dulce sentiste
que tu cuerpo ligero, muy ligero, se erguía.

¡Cuán graciosa, cuán fina, cuán esbelta reinabas!
Luz o pájaros llegan, besos puros, plumajes.
Y oscurecen tu rostro con sus alas calientes,
que te rozan, revuelan, mientras ciega tú brillas.

No lo olvides. Felices, mira, van, ahora escapan.
Mira: vuelan, ascienden, el azul los adopta.
Suben altos, dorados. Van calientes, ardiendo.
Gimen, cantan, esplenden. En el cielo deliran.




Beso

¡Qué sola estabas por dentro!

Cuando me asomé a tus labios
un rojo túnel de sangre,
oscuro y triste, se hundía
hasta el final de tu alma.

Cuando penetró mi beso,
su calor y su luz daban
temblores y sobresaltos
a tu carne sorprendida.

Desde entonces los caminos
que conducen a tu alma
no quieres que estén desiertos.

¡Cuántas flechas, peces, pájaros,
cuántas caricias y besos!




CARMEN V

Vivamos y amemos, oh Lesbia mía,

y démosles menos valor que a un as

a las voces de los viejos severos.

Los astros pueden morir y volver;

muerta nuestra breve luz, deberemos

dormir una última noche perpetua.

Dame mil besos, seguidos de un ciento;

luego otros mil, luego un segundo ciento;

luego otros mil seguidos, luego un ciento.

Después, hechos ya muchísimos miles,

revolvámoslos, para no saber

ni nosotros, ni el malvado que mira

acechante, cuántos besos nos dimos.



(Añadido el 15 de febrero a sugerencia de Blogge@ndo)

Un relámpago apenas
Besas como si fueses a comerme.
Besas besos de mar, a dentelladas.
Las manos en mis sienes y abismadas
nuestras miradas. Yo, sin lucha, inerme,
me declaro vencido, si vencerme
es ver en ti mis manos maniatadas.
Besas besos de Dios. A bocanadas
bebes mi vida. Sorbes. Sin dolerme,
tiras de mi raíz, subes mi muerte
a flor de labio. Y luego, mimadora,
la brisas y la rozas con tu beso.


Oh Dios, oh Dios, oh Dios, si para verte
bastara un beso, un beso que se llora
después, porque, ¡oh, por qué!, no basta eso.


Blas de Otero

21 comentarios:

  1. ¡Qué forma más bonita de celebrar San Valentín, Carlota! Todos los poemas son preciosos. Que pases un buen día.

    Pues eso, un beso

    ResponderEliminar
  2. Me quedo con el "Carmen V" de Catulo. Sin duda. Es una debilidad personal que arrastro desde que traduje este poema en mi lejanos años institutiles...
    Gracias por llenarnos esta gris mañana de lunes de besos y versos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Virginia, igual para ti.

    Yo también, Trapi, aunque Catulo comparte honores con el poema de Salinas, que tambiénn es uno de mis favoritos.

    ResponderEliminar
  4. Por degeneración familiar me quedo con el verso de mi pariente G.A.BÉCQUER.
    ¡¡Maravillas veredes D.SANCHO , y una es el Blog de Carlta Bloom!!
    Gracias por estos versos/besos para hoy.
    Fernando.
    Te sigo en el escritorio de mi Blog personal de forma privada.

    ResponderEliminar
  5. Pues todo un honor, Fernando, que un pariente de Bécquer pase por aquí. Gracias por tus palabras, eres muy amable. Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Qué maravilla!!! lo comparto en el facebook.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Qué paseo más bonito por la literatura amorosa a través de los besos.
    Me gustan todos, pero me quedo con el de Gabriela Mistral y sus "besos de todo tipo". Es divertido jugar a recordar tipos de besos que hemos dado.

    ResponderEliminar
  8. Muchos más para ti, Jordi, ¡eres un sol!

    Ya lo creo, Silvia, es lindo recordarlos, como lo es también pensar en los muchos besos que nos quedan por dar.

    ResponderEliminar
  9. Preciosos los besos todos, y los poemas también.
    Muchos besos, compañera.

    ResponderEliminar
  10. LolaMu: besos, versos y música que los acompañe. ¿Qué más se puede pedir?

    ResponderEliminar
  11. Me quedo con todos los besos, con todos los poemas.
    Deliciosa forma de festejar San Valentín, gracias, Carlota.
    Besitos virtuales.

    ResponderEliminar
  12. Una selección preciosa. Yo añadiría el poema de Blas de Otero "Besas como si fueras a comerme..."

    ResponderEliminar
  13. ¡Claro que sí, Mª Eugenia! Como dijo Salinas, "todo con exceso". Apapachos.

    ¡Imperdonable, chicas de Bloggeando! Pero eso se soluciona rápido. Gracias por el apunte.

    ResponderEliminar
  14. "Béseme con los besos de su boca..."

    Muchos besos, compañera.

    ResponderEliminar
  15. Para ti, redoblados, Inma. (Eso es de "El Cantar...", ¿no?)

    ResponderEliminar
  16. CON TU PERMISO, CARLOTA, VOY A PONER UN ENLACE EN MI BLOG "CASA DE ARNÁIZ" , COMO LO ESTAMOS,
    NUESTRA BLOGUERA EN COMÚN ,LA DAMA ZAHORÍ-LAURITA Y EL INTERESADO.
    ¡¡GRACIAS DE ANTEMANO!!
    Y....MUUUCHOS BESIiiiiTOS!!!!!!!
    fernando

    ResponderEliminar
  17. Gracias a ti, Fernando, un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. El tópico del "servitium amoris" (la esclavi-
    tud del amor)Fué comenzado por el romántico Cátulo,continuará durante todas las épocas y pro-
    vablemente nunca dejará de hacerlo...Me gustan sus besos a Lesbia con derroche,en torrente;antes se asegura su necesidad porque los astros pueden morir,pero también,volver..
    ¡Qué sensualidad tan bella!
    Querida Carlota Bloom:me "subliman"todos los Besos y sus formas de disfrutarlos,que haces en esta maravillosa selección.Aunque confieso que soy una incondicional de Neruda.Lluvia de BESOS para tí y gracias por este recuento besucón tan bonito.

    ResponderEliminar
  19. Gracias a ti, querida compañera, por visitar este rinconcito. A Neruda, que también me gusta mucho, le dediqué el San Valentín del año pasado.. Besiños.

    ResponderEliminar
  20. Te merece mil besos por esta recopilación de poemas.

    ResponderEliminar
  21. ¡Los recibo todos de mil amores! Gracias, Lu.

    ResponderEliminar